Expectativas por las elecciones presidenciales de Colombia hoy

Politics

Las elecciones se desarrollan en medio de serias dudas sobre la transparencia del conteo de votos. Las campañas incluso han asignado testigos a los colegios electorales para garantizar que no se cambien los números.

La mayoría de las encuestas mostraron un empate técnico entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, quien llegó a la segunda vuelta luego de recibir los dos primeros votos el 29 de mayo.

Mientras que Petro fue alcalde de Bogotá y uno de los senadores más destacados de Colombia, Hernández fue alcalde de Bucaramanga y es un exitoso contratista de obras.

Del lado de Petro, 62, partidos y movimientos de centro e izquierda se han unido en torno al Pacto Histórico y se comprometieron con un programa de gobierno destinado a sacar de la pobreza a 22 millones de colombianos, el 45% de la población.

Recibió la mayor cantidad de votos (8.542.020 votos) en la primera vuelta, pero no fue suficiente para obtener más del 50% y ganar la presidencia. Las encuestas muestran que su mayor apoyo está entre los jóvenes.

Por su parte, Hernández, un multimillonario de 77 años, inició hace unos meses su campaña en representación de un movimiento independiente que ha hecho hincapié en la lucha contra la corrupción y ha mantenido ese discurso.

Fue la sorpresa de la primera vuelta al derrotar al candidato del gobierno Federico Gutiérrez. Recibió casi 6 millones de votos, algo impensable para los analistas más optimistas. Se destacó por su lenguaje obsceno y evitaba participar en los debates. Hoy, a pesar de sus constantes críticas a la clase política, ha cosechado el apoyo de los partidos y movimientos políticos que hoy apoyan al presidente Iván Duque. Según las encuestas, Hernández cuenta con el mayor apoyo entre la población mayor de 45 años.

Su campaña se ha centrado en las redes sociales y algunos analistas lo han apodado el “Trump colombiano”. Cuando se dieron a conocer los resultados de la primera vuelta la noche del 29 de mayo, Petro y Gutiérrez hablaban desde los centros de convenciones de Bogotá, pero él lo hacía desde la cocina de su casa en Bucaramanga. Hernández ya ha anunciado que hará lo mismo hoy,

Si Petro gana la presidencia, será histórico porque Colombia nunca ha tenido un jefe de Estado de izquierda. En las elecciones al Congreso del pasado 13 de marzo, el Pacto Histórico obtuvo la mayor cantidad de votos, también inusual en la política colombiana.

Existe incertidumbre sobre si gana Hernández, primero porque ha enfrentado dos cargos de corrupción como alcalde de Bucaramanga y debe comparecer ante un tribunal en julio. Esto significaría que no podría ejercer el cargo bajo la ley colombiana. Lo reemplazaría su compañera de fórmula, Marelen Castillo, ex directora de una universidad privada sin experiencia en asuntos gubernamentales.

La situación de Hernández tuvo un nuevo desarrollo este viernes con una carta de un grupo de congresistas demócratas al presidente Joe Biden instándolo a investigar las posibles irregularidades de Hernández en la compra de unas viviendas en Florida en el momento de un incidente de corrupción del que es responsable. a la corte en julio. Advierten que “estos hechos[los juicios en Colombia]arrojan al menos serias dudas sobre el compromiso de Hernández con la lucha contra la corrupción”. Agregan que “el juicio contra Rodolfo Hernández tiene el potencial de ser un ejemplo más del uso de las jurisdicciones estadounidenses con fines de evasión fiscal o para ocultar fondos de procedencia ilícita”.

Hernández cuenta con el apoyo del Uribismo y del Centro Democrático, el partido de gobierno y grupo de derecha fundado y dirigido por el expresidente Álvaro Uribe Vélez. También cuenta con el apoyo de los expresidentes Andrés Pastrana y César Gaviria, exsecretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En el caso de Petro, el expresidente Ernesto Samper está de su lado, al igual que varios exministros del gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018), premio Nobel de la Paz que no ha manifestado públicamente su apoyo al líder del Histórico Pacto. A Petro se le unirá Francia Márquez, líder social afrocolombiana y víctima de la violencia, como candidata a la vicepresidencia.

En la década de 1980, Petro integró la guerrilla M-19, una organización armada de izquierda no marxista que firmó un acuerdo de paz en 1990 y depuso las armas. Como parte de estas negociaciones, se convocó a una asamblea constituyente, que reformó la constitución en 1991. Sin embargo, este pasado fue el principal argumento utilizado por los opositores para atacar la candidatura.

Leave a Reply

Your email address will not be published.