Los expertos dicen que acusar a Trump de recaudar fondos para mentiras electorales pondría un listón muy alto

Politics

“¿Es una estafa? Sí, es una estafa. Pero, ¿una estafa siempre es ilegal? No necesariamente”, dijo Paul Pelletier, exfiscal federal que anteriormente dirigió la división de fraude del Departamento de Justicia.

Una fiscal general, Letitia James de Nueva York, ya ha anunciado que investigará las denuncias de fraude y posibles irregularidades del comité. “Los nuevos detalles revelados esta noche relacionados con el 6 de enero son inquietantes”, tuiteó James horas después de que se publicaran los hallazgos del comité esta semana. “Es mi deber investigar las denuncias de fraude o posibles irregularidades en Nueva York. Este incidente no es una excepción”.

Se animó a los donantes a contribuir al llamado “Fondo de Defensa de las Elecciones Oficiales”, que no existía y era simplemente un término de marketing, dijo el comité. La mayor parte del dinero finalmente se destinó a un PAC llamado Save America, que se formó menos de una semana después de las elecciones y lo distribuyó a otras empresas políticas. Algunos de los fondos terminaron en la empresa que organizó el mitin del 6 de enero e incluso en la empresa familiar Trump, dijo el comité.

“La gran mentira también fue una gran estafa”, dijo la representante Zoe Lofgren de California, una de las demócratas del panel.

El representante Bennie Thompson, un demócrata de Mississippi que preside el comité, le dijo a CNN el martes que todavía está abierto a dudas si Trump y su familia estaban tratando de sacar provecho de la recaudación de fondos.

“Obviamente, una buena parte del dinero se destinó al Hotel Trump. Se destinó a organizaciones sin fines de lucro asociadas con personas que trabajan para el presidente. Y obviamente esta no era la intención por la que se enviaron muchos correos electrónicos de donación. Así que obviamente fueron engañados en el mejor de los casos. Y en algunos casos eran evidentemente falsos”, dijo Thompson.

El fiscal general Merrick Garland prometió previamente, en un discurso que marcó el primer aniversario del ataque al Capitolio, que el Departamento de Justicia investigará la financiación detrás de los disturbios.

Una barra alta para despejar

Pero si los fiscales federales fueran a seguir con un caso, tendrían que responder muchas de las incógnitas que la Cámara de Representantes dejó sin respuesta en la breve presentación del lunes, y considerar las implicaciones de recaudar fondos para un presidente en ejercicio que se postula para la reelección. elección.

“En una situación normal, ¿podrías acusar penalmente a las personas? Por supuesto”, dijo Adav Noti, director legal de Campaign Legal Center, un organismo de control del gobierno sin fines de lucro. “Esta no es una situación normal. Actualmente estamos hablando del actual presidente de los Estados Unidos. Esta no es una decisión común para el Departamento de Justicia”.

“¿Las personas que donaron este dinero pensaron que lo iban a poner en una cuenta perpetua que los organizadores de la campaña podrían usar para lo que quisieran? Tal vez al donante no le importe, pero a la ley le importa”, dijo Noti.

Al igual que con cualquier investigación, cualquier posible caso criminal se basaría en la evidencia, dicen los exfiscales.

Candidatos aliados con Trump amenazan la democracia mientras la investigación del 6 de enero busca protegerlos

“Hay dos complicaciones importantes desde el principio” al iniciar un caso penal basado en los correos electrónicos de donación, dijo Elie Honig, exfiscal federal y analista legal senior en CNN. “¿Qué dice la letra pequeña, y necesita vincular específicamente el fraude a quien quiera acusar?” En el caso de Trump, se podrían quitar capas de la persona que escribió y envió el correo electrónico de donación, dijo Honig.

Los fiscales también se enfrentarían a preguntas sobre si hubo víctimas dispuestas a ser testigos en el caso y quién, si es que alguien, tenía la intención de utilizar la recaudación de fondos como cebo y cambio.

Una divulgación en letra pequeña sobre las recaudaciones de fondos de Trump que dice que el dinero solo puede ir a una “cuenta de recuento” cuando una donación alcanza casi $10,000 podría complicar aún más un posible caso.

Otros exfiscales de integridad pública y abogados comerciales coincidieron en que la posibilidad de una investigación penal por fraude electrónico parece clara, pero presentar un caso puede no ser tan fácil como parece.

“Creo que la amenaza legal para el mundo de Trump es bastante clara”, dijo el martes en CNN Daniel Goldman, un abogado que trabajó en el caso contra Trump durante su juicio político el 6 de enero. “Presumiblemente, Donald Trump no sabía que le estaban pagando 250 millones de dólares por hacer una afirmación falsa. Pero probar esto con evidencia real es más difícil que simplemente afirmarlo”.

Goldman describió cómo los fiscales necesitarían encontrar donantes y determinar que tenían la intención de donar a un fondo de defensa legal y que estaban siendo acosados ​​​​al usar su dinero para un propósito no anunciado.

“Demostrarían que el Fondo de Defensa Legal no existe. Y básicamente tienes un caso criminal. Es un bonito caso de libro de texto de fraude electrónico”, dijo Goldman. “Es más difícil asociar eso con Donald Trump”.

Los fiscales podrían ser una ruta probable

Si el Departamento de Justicia finalmente no investigó las acusaciones, es posible que las agencias estatales encargadas de hacer cumplir la ley estén interesadas en ellas. James en Nueva York, quien ha construido su personalidad política al realizar una investigación de años sobre la Organización Trump, ya está señalando ese camino.

Los fiscales generales tienen una ley de protección al consumidor que podrían usar para investigar si las solicitudes de campaña engañaron a los donantes, y recientemente se han centrado en tácticas de recaudación de fondos relacionadas con la campaña de Trump.

Análisis: 112 millones de razones por las que Donald Trump debería estar nervioso por Ron DeSantis

En un caso de prueba clave del alcance de los poderes de los fiscales generales para investigar las prácticas federales de recaudación de fondos, cuatro estados, incluido Nueva York, ganaron un juicio importante a principios de este año relacionado con WinRed, una empresa que procesa donaciones en línea.

Cuatro fiscales generales, de Nueva York, Connecticut, Maryland y Minnesota, abrieron investigaciones sobre WinRed después de que el New York Times publicara un artículo que detalla cómo la campaña de Trump y WinRed usaron casillas previamente marcadas para seleccionar donantes para registrar donaciones repetidas.

Los estados enviaron citaciones para registros para obtener información sobre los clientes que usaron las casillas premarcadas, las quejas de los donantes y los reembolsos otorgados. WinRed demandó para bloquear las citaciones, argumentando que las leyes estatales de protección al consumidor fueron anticipadas por la ley de campaña federal. La campaña de Trump ha reembolsado a algunos de los donantes.

A principios de este año, un juez federal se puso del lado de los fiscales generales y desestimó la demanda, diciendo que tenían el poder de investigar campañas federales.

Investigaciones del Departamento de Justicia hasta la fecha

Hasta el momento, no ha habido ninguna indicación pública de que los fiscales federales estén revisando una recaudación de fondos posterior a las elecciones más amplia, la mayoría de los cuales se destinaron al Comité de Acción Política controlado por Trump.

Pero la investigación es amplia, según las consultas del gran jurado compartidas con CNN. La investigación del gran jurado del Departamento de Justicia del 6 de enero ha buscado información sobre la organización de mítines de Trump y el despliegue de electores de Trump en estados de batalla donde perdió el voto popular.

Hace unos meses, el Departamento de Justicia también estaba investigando la recaudación de fondos para otro fondo, Defendiendo la República, que fue promovido por el abogado conservador Sidney Powell, quien ha estado involucrado en los desafíos legales postelectorales de Trump. Si bien el abogado de Powell le dijo a CNN en enero que ella estaba cooperando con la investigación, no está claro dónde se encuentra ahora esa investigación.

En el pasado, el Departamento de Justicia utilizó a sus fiscales de corrupción pública para presentar casos de fraude de recaudación de fondos políticos, incluida la investigación de la organización benéfica Border Wall, que acusó a Steve Bannon. Trump perdonó a Bannon al final de su presidencia.

El juez niega la moción de Steve Bannon para retirar los cargos de desacato al Congreso
En el caso We Build the Wall, el presunto engaño fue claro y los hombres tomaron medidas para ocultar su fechoría, según la acusación.

Los fiscales alegan que los hombres dijeron falsamente al público en eventos de recaudación de fondos, declaraciones públicas y en las redes sociales que “el 100 % de los fondos recaudados” se utilizarían para construir el muro y ni un “centavo” para compensar a Brian Kolfage, un veterano estadounidense que trabaja con Bannon sobre la obra mural. En cambio, dijeron los fiscales, Kolfage y Bannon usaron empresas ficticias para canalizar cientos de miles de dólares hacia ellos mismos, que se usaron para cubrir gastos personales. Kolfage se declaró culpable en abril y está a la espera de la sentencia.

Los fiscales de Manhattan están investigando a Bannon y si su papel en la recaudación de fondos violó la ley estatal, informó CNN. Recientemente, varias personas del “círculo inmediato” de Bannon fueron citadas para comparecer ante un gran jurado estatal, dijeron fuentes a CNN.

Cuando se le preguntó anteriormente sobre las citaciones del gran jurado, el abogado de Bannon, Robert Costello, le dijo a CNN: “No estoy al tanto de estos asuntos”.

Con otros esquemas, a veces denominados “PAC de estafa”, los fiscales dicen que la dirección errónea a menudo es descarada. En un caso, un asesor político de Maryland aceptó donaciones para causas específicas para apoyar a los candidatos. Sin embargo, nunca tuvo la intención de gastar el dinero en lo que se anunciaba y, en cambio, utilizó las donaciones para solicitar más donaciones. Recibió una sentencia de tres años de prisión.

En otro caso anunciado el año pasado, tres hombres vinculados a las PAC fueron acusados ​​de solicitar donaciones para los candidatos presidenciales de 2016, pero el dinero los benefició personalmente. Uno de los tres hombres se ha declarado culpable.

Ryan Nobles y Evan Perez de CNN contribuyeron a este informe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.