Noticias de arte y entretenimiento, reportajes y avances de eventos de Nueva Jersey.

Entertainment

MENSAJES | CARACTERISTICAS | AVANCE | EVENTOS



Publicado originalmente: 15/06/2022

Nathaniel Rateliff & The Night Sweats llegarán al Stone Pony Summer Stage el 1 de julio

(ASBURY PARK, Nueva Jersey) — Nathaniel Rateliff y los sudores nocturnos Ven al Stone Pony Summer Stage el 1 de julio a las 6:30 p. m. La banda está de gira en apoyo de su tercer álbum de estudio, El futuroque fue lanzado en Stax Records.

Nathaniel Rateliff & The Night Sweats tardaron menos de cinco años en convertirse en una de las nuevas fuerzas más icónicas del rock ‘n’ roll contemporáneo. Desde 2015, Rateliff ha interpretado sus Night Sweats vestidos de mezclilla con flancos de cuerno, entregando el celo de un predicador pentecostal que bebe whisky a canciones sobre los problemas comunes del mundo. Tuvieron éxitos, claro, pero su mezcla combustible de soul y rock los consolidó rápidamente como la rara banda generacional que equilibraba espectáculos en vivo exultantes con discos inmersivos y ricos. ¿Hay otro acto moderno capaz de entusiasmar a la multitud del estadio para The Rolling Stones (y que Bob Dylan le pida que abra dos giras separadas) antes de que aparezcan? Sábado noche en directo y CMT Cruce y próximamente en Tiny Desk de NPR?

Sin embargo, dado el carisma de Night Sweats en el escenario, Rateliff temía que estaba en peligro de convertirse en una caricatura alta, borracha y rugiente, sudando constantemente a través de su traje de mezclilla para la multitud expectante. De hecho, había comenzado su carrera una década antes como un cantante de folk confeso, contando las historias de su dura juventud a través de una serie de discos chapados en oro. Cuando estallaron los Night Sweats, sospechó que ese aspecto de su arte había sido pasado por alto, encasillado por el éxito de su grandilocuencia colectiva. A principios de 2020, Rateliff se retiró brevemente de la banda para emitir Y todavía está bien, una hermosa meditación en solitario sobre la salvación y el sufrimiento paralelos del amor. Sin embargo, cuando la pandemia detuvo la gira de ese álbum, Rateliff regresó a su casa de Colorado y escribió una serie de canciones que combinaban su introspección con sus inclinaciones de himno, o los temblores agudos de Night Sweats con los reflejos más suaves. de su cantante. El resultado es El futuro, el tercer álbum de Night Sweats pero el primero en capturar la verdadera profundidad y amplitud de este octeto. Un clásico instantáneo con 11 canciones compulsivas, El futuro borra el límite entre la banda y el líder de la banda, entre las viejas expectativas y lo que viene después.

Al regresar de su gira en solitario truncada en marzo de 2020, Rateliff luchó con la misma pregunta que nos ocupaba a muchos de nosotros en ese momento: ¿y ahora qué? Usando las habilidades de su trabajo anterior como jardinero, incursionó en proyectos de mejoras para el hogar y lentamente volvió a escribir canciones. Las melodías que siguieron no solo reflejaron la angustia del momento, sino que también lo llevaron a reconsiderar lo que hacía una canción de Night Sweats versus una canción de Nathaniel Rateliff. Después de dos sesiones tempranas a fines de 2020, Rateliff todavía estaba luchando con la pregunta existencial de qué significa poseerlo. completo él mismo con su banda. Rateliff reflexionó: “Lo veo como una gran pregunta en general. Cuando escribí el álbum estábamos en medio de una pandemia y nuestro futuro parecía bastante sombrío. Solo trato de seguir escribiendo desde un lugar de esperanza. Luego viene mi propia neurosis, y tal vez Libra se interponga en el camino y no pueda decidirme. Personalmente, hay un constante ir y venir en mí, y estoy seguro de que eso se refleja en mi escritura”.

Luego conoció al productor Bradley Cook, quien había trabajado anteriormente en los discos Bon Iver, The War on Drugs y Hiss Golden Messenger. Cook convenció a Rateliff de que el binario estaba equivocado, que la distinción entre material solista y banda completa contaba menos que la docena de canciones que más amaba. Cook tenía razón: después de un torbellino de dos semanas grabando y mezclando en el estudio casero de Rateliff, surgieron los Night Sweats. El futuro en gran parte completa, atónita por su propio desarrollo y su capacidad para combinar el magnetismo innato y la sofisticación en ciernes. Cada una de estas canciones da testimonio de este repentino crecimiento. Un ajuste de cuentas vulnerable con las demandas de una vida plena, “Survivor” responde desafiantemente, sus cuernos chirriantes y su gancho rugiente sacuden un peso del mundo que “sigue creciendo hasta que finalmente te entierra”.

Anúnciate con New Jersey Stage por $ 50- $ 100 por mes. Haga clic aquí para obtener más información

Todo un triunfo, “I’m On Your Side” es un juramento heroico de empatía por un mundo de reacciones reduccionistas y beligerancia vocal; el canto se despliega tan apremiante como el órgano que ruge debajo de él como un llamado a la necesaria solidaridad. Y en un álbum donde Rateliff canta tan abierta y sucintamente sobre la duda y el miedo global, termina con el innegable “Love Don’t”, un conmovedor recordatorio de que nuestra capacidad de amar es más fuerte que nuestra capacidad de odiar o ser odiado. convertirse en . Es un testimonio de todo lo que todavía tenemos que ganar. Como dice Rateliff, “Espero que al final de un álbum lleno de preguntas, ‘Love Don’t’ sea más una declaración. Aunque hay preguntas en esta canción, sabemos que la respuesta es amor. Sabemos cómo tratarnos. Sabemos que el amor más allá de todas las cosas debe ser nuestro enfoque y tratar de entendernos mejor”.

La interpretación de Night Sweats refleja los matices de la escritura de Rateliff a lo largo El futuro. Aunque Rateliff y sus compañeros de reparto han sido los mejores amigos durante mucho tiempo, conversando fuera de la carretera en una cadena interminable de mensajes de texto, la relación a veces puede parecer jerárquica para un extraño, un cantante con su apoyo. Pero Cook trabajó para incorporar las ideas de todos para aprovechar las habilidades de uno de los equipos más conmovedores del rock en algo nuevo y sin fisuras.

El baterista Patrick Meese y el bajista Joseph Pope III, por ejemplo, subliman el misterio del dub en el impulso del funk sureño en “So Put Out”, mientras que la guitarra de Luke Mossman rechina como un fantasma en No Wave. La incomparable sección de vientos de The Night Sweats (Andreas Wild, Jeff Dazey y Daniel Hardaway) infunde el canto “What If I” con un espíritu clásico de Stax. (Por cierto, cantará junto con Jenny Lewis y Jess Wolfe de Lucius, quienes brindan armonías brillantes aquí; Amelia Meath de Sylvan Esso se une en otro lugar). Y las capas de teclado de Mark Shusterman durante “Love Me Till I Gone” ayudan a invocar el agridulce Grace de Bill Withers y Van Morrison. Escuchas los viejos Night Sweats tan brillantes como el día en estos arreglos; También escuchará a una banda veterana trabajando en varios niveles nuevos simultáneamente.

Durante estos últimos dos aterradores años, con tantas facetas de nuestra vida cotidiana suspendidas indefinidamente, hemos tenido la rara oportunidad de hacer un balance de dónde hemos estado, dónde estamos y hacia dónde podríamos ir. Nathaniel Rateliff & The Night Sweats no solo saquearon este paradójico rayo de esperanza para realizarlo pudo llegar a ser más, pero también realizarlo.

“¿Está abierto el futuro?/¿Se ve el futuro?”, pregunta Rateliff en las primeras líneas de la primera canción principal del álbum, desenterrando los sentimientos gemelos de preocupación y asombro que han enmarcado gran parte de nuestro pasado reciente. Durante mucho tiempo, el futuro de Nathaniel Rateliff & The Night Sweats parecía sellado y a la vista: una banda de soul rock de renombre que siempre tuvo sus mejores momentos. pero El futuro presenta algo más duradero, más interesante y, de hecho, más abierto: un compositor y una banda que crecen hacia preguntas y sonidos más grandes, hacia un futuro que les permite seguir siendo reconocibles pero mucho más convincentes que una caricatura vestida de mezclilla.

el poni de piedra está ubicado en 913 Ocean Avenue en Asbury Park, Nueva Jersey.

FOTO DE DANNY CLINCH

Leave a Reply

Your email address will not be published.