Paul Clement gana el caso de la Corte Suprema de la Segunda Enmienda y deja el bufete de abogados

Politics

Horas después ya no estaba en su oficina.

Ahora, después del dictamen de la Corte Suprema, el antiguo bufete de abogados de Clements, Kirkland & Ellis, emitió un comunicado de prensa anunciando que “ya no representará a los clientes en asuntos relacionados con la interpretación de la Segunda Enmienda”.

La noticia será una sorpresa en el mundo aislado de los juicios de apelación, donde Clement es reconocido como uno de los principales abogados de la Corte Suprema del país y Kirkland es un bufete de abogados líder y semillero de apelaciones.

En un comunicado, Clement y Murphy dijeron que estaban comenzando una nueva empresa.

“A la luz del anuncio de Kirkland & Ellis de que la firma ya no manejará casos relacionados con la Segunda Enmienda, incluida la representación continua de demandantes individuales que hemos mantenido durante años, hemos decidido dejar la firma y la nuestra para establecer nuestra propia donde continuaremos sirviendo a la gama completa de nuestros diversos clientes”, dijo Murphy.

Samuel Alito arremete contra los liberales en caso de armas mientras las tensiones aumentan en SCOTUS

“No tomamos este paso a la ligera. Kirkland es una empresa arraigada en la tradición y tenemos muchos amigos y valiosos colegas allí”, dijo Clement. “Desafortunadamente, nos enfrentamos a una elección clara: o nos retiramos de la representación en curso o nos retiramos del bufete de abogados”.

Agregó: “No podíamos renunciar a la representación en curso solo porque la posición de un cliente era impopular en algunos círculos”.

Una fuente bien informada dijo que varios de los socios de la firma han expresado su malestar por las cuentas en curso de los casos de la Segunda Enmienda después de la masacre en la escuela de Uvalde, Texas. En los últimos días, se hizo evidente que la ruptura era irreparable y que Clement y Murphy dejarían de ser leales a sus clientes.

En un artículo de opinión del Wall Street Journal el jueves por la noche, Clement y Murphy describieron a su antiguo empleador como “el bufete de abogados que estaba cansado de ganar”.

“Muchas empresas dejan clientes o cambian de proveedor cuando lo exige la conveniencia. “Pero los bufetes de abogados no deberían funcionar como empresas normales. Los abogados tienen el deber de ser leales a sus clientes”.

Kirkland & Ellis describió a los dos abogados como “estimados colegas”.

“Les deseamos la mejor de las suertes en el futuro y esperamos trabajar con ellos en el futuro en asuntos que no sean de la Segunda Enmienda”, dijo Jon A. Ballis, presidente del Comité Ejecutivo de Kirkland.

Los peticionarios en el caso resuelto el jueves fueron Robert Nash, Brandon Koch y la Asociación de Rifles y Pistolas del Estado de Nueva York, una afiliada de la NRA.

Nash y Koch habían superado las verificaciones de antecedentes necesarias y obtenido licencias para portar armas de caza y tiro al blanco, pero no pudieron demostrar ninguna necesidad especial de defensa propia requerida por la ley del estado de Nueva York para obtener una licencia sin restricciones.

Clement dijo en una audiencia el año pasado que la ley hace que sea casi imposible que una persona común obtenga una licencia porque el estándar de “causa razonable” es muy exigente y se deja a la “amplia discreción” del oficial de licencias.

“Un buen carácter moral, incluso impecable, y el simple deseo de ejercer un derecho fundamental no son suficientes”, dijo Clement. “Tampoco vivo ni trabajo en un área de alta criminalidad”.

Dan Berman de CNN contribuyó a este informe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.